UN ERROR DE MI ADORABLE PADRE


Se suele argumentar en literatura de relatos y memorias la denominada “vicaria”, es decir sustituida ficticiamente por un tercero pero que es propia.

 

Pues bien, yo quiero expresar, como lo expresaría un tercer relator, que sufrí la fuerte e influyente personalidad de mi padre, especialmente en los años de adolescencia con su consecuente rebeldía.

 

Y recuerdo haber tenido un pequeño enfrentamiento (para mi grande) en una discusión en que pretendía imponerme a toda costa su criterio personal sobre mi propia forma de pensar y futuro profesional.

 

Y creo recordar que se trataba entre otras cosas, aparte del pensamiento crítico propio de la imposición de la carrera de Derecho que aseguraba debía seguir pues ya él me había abierto el camino y su propia experiencia y valía personal como letrado. Frente a esto yo le argumentaba que no me gustaba la profesión por diversos motivos y especialmente porque pese al estudio concienzudo de las cuestiones siempre había una parte contraria que desharía mi argumentación y luego en definitiva un tercero, un arbitro, el Juez, decidiría a veces sin tener en cuenta los argumentos de uno u otro letrado, con los suyos propios que podrían ser obviamente erróneos y adolecer de prejuicios, y sometido siempre a la revisión de un Tribunal Superior.

 

Pero además yo le manifestaba que a mí lo que me gustaba, y lo había demostrado, eran las ciencias técnicas y el dibujo en que destaqué tanto en el artístico como en el lineal o geométrico, y que mi idea era seguir la carrera, entonces muy prestigiosa, de arquitectura.

 

Pero lo rechazó tajantemente y me quedé en La Laguna estudiando Derecho, en su Facultad incipiente aunque ya con algún prestigio, no permitiendo siquiera que siguiera la carrera o la terminase en la Universidad Complutense de Madrid.

 

Entonces me planté y le dije, con sorpresa para él, “vamos a hablar de hombre a hombre”, y esto es lo que hicimos.

 La Laguna de Santa Cruz de Tenerife, a 22 de abril de 2015.

 

Esta entrada fue publicada en Política. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s